QUE VIVA EL AMOR ROMÁNTICO
14/02/2021 18:44 en Novedades
 
El 14 de febrero, no siempre fue “una fecha comercial, como para “fomentar el consumo y mantener una sociedad patriarcal dominante” a como los progresistas le llaman, de hecho era una festividad católica instaurada por el papa Gelacio I para oponerse a una fiesta pagana que se celebraba el 15 de febrero en honor a Lupercus, que era un antiguo dios de la mitología Romana, invocado en la protección de la fertilidad en Roma, lejos de lo que se piensa, muy pocos conocen la historia real, que data del año 494 d.C
El Papa Gelasio I escogió el santo que caía el 14, un día antes de la festividad pagana, San Valentín, nadie sabía quién era ni que había existido dos siglos antes de instaurarse, así que la iglesia católica difundió su historia de quien era El y porqué le decían “el patrono de los enamorados”.
San Valentín era un doctor romano, cuenta la historia, que decidió ordenarse sacerdote con el objetivo de poder oficiar bodas a los jóvenes enamorados, pero sobre todo a los soldados, que en aquel entonces no podrían hacerlo según la ley, era prohibido, alegando la incompatibilidad del amor con la profesión y porque creía que sin familia los soldados estaban mucho mejor. Pero cuando Claudio II, emperador Romano, se enteró de lo que estaba haciendo, ordenó ejecutarlo. Así se convirtió en mártir y un referente de los enamorados, cuenta la historia.
Los días de San Valentín es aprovechado por la progresía para lanzar iniciativas políticas según nos narra el Dr Cesar Vidal en su artículo del año 2017, llamado “Viva el amor romántico”. Resulta que para esas fechas la izquierda en España y por supuesto, reproducidos por toda Latinoamérica, acompañan las campañas y consignas en contra del amor romántico para convencer a las juventudes socialistas de que el amor romántico:
1. El amor romántico, “es una trampa que hay que desmontar para alejar a la juventud de las relaciones tóxicas». Pero no hay más tóxico que su ideología que se traduce al ataque al hombre en toda su esencia, ósea su masculinidad.
2. Qué hay que «sensibilizar a la juventud sobre los mitos del amor romántico que perpetúan la violencia de género y promover relaciones de respeto y de iguales». Pero ésta aseveración implica que sólo el hombre perpetúa violencia borrando los datos de mujeres que asesinan a su pareja por diferentes motivos, absolviendo al sexo femenino de toda culpa.
3. «Existen unas ideas generalizadas, a la vez que erróneas, sobre lo que es el amor, y todas con un evidente trasfondo machista». No obstante, no existe una ideología más machista que la ideología feminista que busca la superioridad por encima del otro sexo.
4. Calificar de negativo el mito de la “media naranja”. Pero NO existe otra ideología que la izquierda en censurar expresiones ajenas y contrarias a las zurdas.
5. Siguiendo la línea de la ideología de género que es enemiga de la existencia de la pareja, afirmando que «nadie necesita a nadie para estar completo”.
6. “Trabajar para que la sociedad se consoliden otros modelos de relaciones sanos donde el desarrollo de cada una de las partes sea pleno y sin dependencia». Pero no explican que el hombre y la mujer fueron creados como seres complementarios basados en el amor y respeto.
7. Los Socialistas señalan como peligro el que el amor romántico supuestamente anestesia cegando «ante la violencia machista más imperceptible, la psicológica». Pero no existe otra ideología que daña y violenta la mente de la mujer psicológicamente haciéndole creer que es un sexo débil y que crea que es víctima del sexo masculino sin que se puedan defender.
8. Los socialista han señalado como otra desgracia derivada del amor romántico el miedo a la ruptura ya que «el fin del amor no es un fracaso ni un trauma>>
9. Todas éstas afirmaciones como nos explica el Doctor Vidal, en el punto décimo de su artículo, algunas han derivado en sus consignas características de la ideología de género.
Cualquiera que lo haya experimentado, puede expresar los beneficios que ha traído para nuestra civilización, el amor romántico, para la historia del arte y la literatura, bajo su influencia se han escrito obras sublimes para enaltecer a lo que mueve al mundo y que por supuesto que la progresía ataca para poner fin al modelo de familia natural y del cuál la civilización está fundada, vendiéndonos la idea de que la mejor fórmula de familia son las pasajeras y sin ningún compromiso a largo plazo y que la única solución para ésta “sociedad machista, patriarcal” sea en vez de una lucha de clases, sea un lenguaje de odio y de lucha de sexos, quiere decir, del hombre contra la mujer.
El doctor Vidal nos brinda un concepto de ideología de género como “la peor amenaza totalitaria con la que se enfrenta actualmente el género humano. Sus pretensiones no sólo son de control social, político y económico sino que además pretenden aniquilar impulsos naturales y esenciales para la especie humana como las relaciones de pareja monógamas, heterosexuales, duraderas y encaminadas a un proyecto de vida en común, es decir, el tipo de relaciones que han permitido la perduración de la especie humana a lo largo de milenios. “
Sin embargo, a pesar de que la progresía insístanme fomentar el odio a los hombres por medio de la ideología de género, hay muchas parejas el día de hoy celebran esa admiración del uno para el otro y como decía Ayn Rand: “ El único hombre capaz de experimentar un profundo amor romántico es el hombre impulsado por la pasión por su trabajo, porque el amor es una expresión de autoestima, de los valores más profundos en el carácter de un hombre o de una mujer. Uno se enamora de la persona que comparte esos valores. Si un hombre no tiene valores claramente definidos, y carece de carácter moral, no es capaz de apreciar a otra persona. En este sentido, me gustaría citar El Manantial, en el que el héroe dice una frase que ha sido muy repetida por los lectores: “Para decir ´yo te quiero´, primero uno tiene que saber cómo decir el ´yo´”.
Que viva el amor romántico!
Atentamente,
Agnetha Vanessa Asherah
Libertaria
COMENTARIOS
¡Comentario enviado exitosamente!